¿En serio necesitamos un Congreso en el Siglo XXI?

Publicado: 06/12/2017

 

No sólo las empresas necesitan un área de innovación, también los países.
Todo ha cambiado en el mundo, salvo nuestras instituciones de Gobierno. Y entre ellas, la que me parece más obsoleta de todas es el Congreso.

La idea de tener representantes ilustres de las distintas regiones de un país conversando y proponiéndole leyes al Rey pudo haber sido una idea revolucionaria y brillante en 1188, cuando surgieron las Cortes de León, pero ya no lo es.

  • ¡Hostias tío! ¡Pero disolver las Cortes nos haría volver al completo absolutismo! ¿Cómo haríais para que el supremo Monarca escuche las vastas necesidades de nuestra distante región si eliminaseis a sus ilustres representantes?
  • Errr… ¿Facebook?

 

Aceptémoslo: casi un milenio después, no existe un Rey y nuestros congresistas son cualquier cosa menos ilustres.

130 políticos cargados de ideologías y consignas partidarias en realidad no representan a nadie, salvo a sí mismos y a sus propios intereses.

Constituyen además un órgano lento, oscuro, corrupto y extremadamente caro para el país. ¿Alguien recuerda una buena ley que haya dado nuestro Congreso? Seguramente habrá alguna, pero a mi no se me viene a la cabeza.

No asocio la palabra Congreso a mejores leyes y mejor gobierno, sino a escándalos, corrupción y pleitos completamente improductivos.

 

¿Te representa?

 

Caro Congreso.

A los peruanos, los escandaletes de nuestro caro Congreso nos cuestan aproximadamente US$200 millones anuales, redondeando. 

Eso quiere decir que mantener “trabajando” a cada uno de los 130 caros Congresistas nos sale costando más o menitos US$1.5 millones anuales por cabeza.

  • Y si lo divides entre las 95 leyecitas que hicieron en el 2016…
  • Cada ley nos cuesta US$2.1 millones!
  • Oye flaco, en mi Estudio de Abogados te escribo cualquier ley en 20 días, por 100mil dolaretes… y con reglamento incluido de yapa!

 

 

La Alternativa Digital.

Einstein definía la Demencia: repetir una y otra vez el mismo procedimiento y esperar un resultado distinto. Los peruanos debemos estar bastante dementes. Si de verdad esperamos un resultado distinto, tenemos que cambiar.

En la era digital en la que vivimos, cada uno de nosotros se hace escuchar diariamente sin necesidad de Congreso alguno, a través de Facebook, Twitter, Linkedin y los comentarios que ponemos en El Comercio, La República, RPP y cuanta página hay por ahí.

En realidad, en la era digital no necesitamos que nadie nos represente, porque podemos hacerlo nosotros mismos.

Podemos opinar cada que queramos respecto a cualquier tema, e incluso podríamos votar y hacer plebiscitos a cero costo para el Estado cada que lo consideremos necesario.

 

¿Te representa?

 

Nuestro Congreso nos cuesta US$1,000 millones por los 5 años para los que fue elegido… ¡Imaginen el maravilloso sistema de democracia digital que podríamos construir con una fracción de ese dinero!

Hagamos un wishlist para el sistema (o un backlog para ponerlo en lenguaje Agile):

  • Que cualquiera pueda proponer el borrador de ley
  • Que todos puedan opinar
  • Que todos puedan votar respecto a los borradores
  • Que los borradores aprobados se tercericen para la confección de la ley final y el reglamento
  • Que se pueda votar nuevamente respecto al trabajo final.
  • Que cualquier pueda proponer proyectos para su región
  • Que cualquier pueda opinar sobre esos proyectos
  • Que se pueda votar sobre esos proyectos
  • Que el sistema priorice esos proyectos en función a votos y recursos disponibles

 

¿Te representa?

 

 

No es nada complicado. Resultaría bastante parecido a cualquier red social.

Beneficios inmediatos:

  • Los lobbys bajo la mesa se acaban. Los empresarios tendrán que plantear sus ideas al país en pleno y convencer a la mayoría de peruanos respecto a sus iniciativas.
  • Nos ahorramos US$1,000 cada 5 años.
  • El foco de la discusión estaría puesto en propuestas y no en vendettas.
  • Los noticieros y medios ya no tendrían que estar cubriendo todos los días los pleitos improductivos del los congresistas.
  • 130 Congresistas tendrían que ir a trabajar en empleos reales, y en una de esas, alguno de ellos termina haciendo algo bueno para el país.

 

¿Te representa?

 

Democracia Digital.

Lo que planteo es sólo un garabato de idea. Obviamente hay muchísimos detalles que pulir y discutir, pero estoy seguro que en las próximas décadas todos los países del mundo tendrán algún tipo de sistemita de democracia digital como el que esbozo. De hecho ya hay muchos trabajos por ahí avanzando sobre este tema: E-Democracy , Democracia Digital Democracia Digital: próximos pasos

Es que no podemos vivir en el siglo XXI como si aún estuviéramos en la Época Republicana, cuando no existía el telégrafo, la radio, la televisión y menos la Internet. Hoy estamos conectados y eso lo cambia todo. 

Estamos obligados a evolucionar, a mejorar nuestra democracia, a legar a nuestros hijos un mejor sistema que el que heredamos nosotros.

  • Interesante tío. Pero lo que propones es imposible…
  • ¿Por qué, sobrino?
  • Porque los que tendrían que aprobar un cambio así, son los mismos congresistas…
  • Y otorongo no come otrorongo… Cierto.

 

Deja tu comentario

Tu email nunca será publicado ni compartido. Los campos necesarios están marcados *